Alta costura palaciega en el Salón Real del Alfonso XIII.

0
565

Laura de los Santos presentó en la tarde del jueves su espectacular colección de trajes flamencos en el salón Real del hotel Alfonso XIII de Sevilla. Y, como buena palaciega, no pudo bautizar su espectáculo con mejor nombre que “La Unión”.

A la protagonista de la tarde le acompañaron otros, que con su arte pusieron la guinda. Nos referimos a la cantaora del pueblo Anabel, a la guitarra de “El Niño del Fraile”, que dieron ese aire flamenco que requería el acto. La presentación corrió a cargo de nuestro queridísimo Álvaro Romero quien, con su don de palabra y con esa voz que le distingue, lo hizo de manera magistral. Un cuadro de lujo para un desfile que se ganó la admiración y los aplausos de un público totalmente entregado.

Entre las modelos también hubo una representación de dos palaciegas que empiezan a tener un lugar destacado en las pasarelas, Fátima Jiménez y Marta Gavira, que lucieron con elegancia sendos modelos de la diseñadora local.

Luces, decorado, organización, hicieron el resto para crear un ambiente que puso a toda la pasarela en pie en varios momentos del desfile.

Tampoco faltaron a la cita los representantes del consistorio, con Juan Manuel Valle a la cabeza, el delegado de festejos y un público palaciego que se hizo notar con sus aplausos.

Laura exhibió 20 modelos de una colección que, seguros estamos, marcará tendencias en las celebraciones sevillanas y en la cultura de la moda en general.

Maravilloso desfile de modelos que lucían con arte unos trajes a los que nada les faltó para ganarse los mejores calificativos. Contemplamos cómo el arte hablaba solo. Y es que cuando éste se impone, hasta los más profanos sucumben a su belleza. La creatividad despegó y estalló en un combinado perfecto de luces, colores, música, voz y diseño que fascinó a todos. Toda una exaltación a la belleza.

Los modelos que pudimos disfrutar son el resultado de esos dones, que bien trabajados, dan su fruto y motivan para seguir creciendo en el arte de la costura.

Sin duda, tras la brillante exhibición, a Laura no le faltarán compromisos que serán nuevas oportunidades para continuar mejorando. Y, después de conocerla, podemos afirmar que lo hará sin la vanidad que interrumpe y pierde a los distraídos.

La tarde fue sólo una pequeña muestra de un largo caminar en el que deseamos a Laura toda clase de éxitos.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre