Clara manifestación de fe en la peregrinación a Consolación

0
562

Un año más la Peregrinación a Consolación se desarrolló sin incidencias en una magnífica noche en que los devotos de la Virgen tuvieron una clara manifestación pública de fe,  que mueve a muchos.

La organización fue perfecta. Los encargados de avituallamientos, los servicios de policía, guardia civil y protección civil, todos hicieron una labor estupenda que es obligado agradecer con mayúsculas porque no pudo ser mejor.

La bandera de la Hermandad de la Borriquita encabezó una marcha que bien pudo alcanzar las 1500 personas. Pero gracias a Dios fue una peregrinación sin ningún tipo de incidentes.

La Hermandad de Consolación esperaba a los peregrinos y recibió con enorme alegría las flores que éstos llevaban como ofrenda a la Virgen. La entrada a la ermita no pudo ser más bonita. La Virgen recibía flores y el canto de la Salve.

El Rvdo. don Luis Merello, como todos los años desde hace ya 25, celebró su habitual misa en honor de la patrona de Utrera. Agradeció el esfuerzo a todos los peregrinos, incluyendo este año por primera vez a un grupo que organizaba también la parroquia del Buen Pastor.

Estábamos ante una de las expresiones de fe que se hacen sin hipocresía. Ante un acto bueno que se hace bien, donde la gente muestra lo que siente. La buena acción es hacer la peregrinación en honor de la Virgen de Consolación;  y, hacerlo bien es hacerlo con fe. Es un acto que sale del interior de las personas. La gente busca el trato directo con la Virgen que ofrece la peregrinación. El cristiano puede perder hasta la confianza en sus representantes, pero jamás perderá la fe. Porque la fe es un don, un regalo de Dios que no puede quitar nadie. Pocas Iglesias hay en el camino a Consolación y sin embargo la gente peregrina y reza por el camino. Y si desapareciera la ermita seguiría quedando la fe del pueblo que clama y que busca como “la cierva busca corrientes de agua”.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre