Diego Carrasco brilló en la noche del sábado de Mistela.

0
58

La Laguna del Mantillo se convirtió la tarde del sábado, primer día de junio, en uno de los focos de atención gracias al acto cultural flamenco que este fin de semana se desarrollaba en nuestro  pueblo con motivo del “Festival de la Mistela”, organizado por la peña flamenca “El Pozo de las Penas” en colaboración con el Ayuntamiento.

Mientras se jugaba la final de la Champion entre Liverpool y Tottenham, se celebraba la fiesta Rock and Beer y se continuaba con la promoción del Destino Gastronómico, visitó nuestro pueblo Diego Carrasco y Carrasco Family. Un auténtico espectáculo de flamenco fusión en medio del hervidero de celebraciones de la noche, en la que no cabían más cosas.

El espectáculo de Diego Carrasco gustó a propios y extraños. No es fácil acercarse y entender un estilo musical al que no estamos tan acostumbrados en el mundo del flamenco. Diego es de esas personas con personalidad artística propias e ideas claras. Su espectáculo comenzó en mitad de la noche con gran expectación por parte de los asistentes. Diego no deja nunca indiferente a su público, ya que su repertorio incluye una variedad de temas y de momentos que no dejan caer en la cansina monotonía.

Fue divertido y rítmico;  interactivo,  invitando a participar al público en determinados momentos, sobre todo con su famoso tema “Alahea”;  abierto,  haciendo subir al escenario a Juanelo para que participase en el espectáculo;  alegre, conectando con el público. Esto sólo se consigue si quien tiene un proyecto cree en lo que hace y tiene las ideas claras, como es el caso de Diego Carrasco, que las vive y las sabe transmitir.

Está claro que quien tiene un don y un concepto claro de algo, le termina dando forma y triunfa. El maestro, además, como persona creativa que es, supo mantener la atención del público, que atraído por la originalidad del artista, enseguida conectó, compartió  y disfrutó del espectáculo.

Su capacidad de transformar y adaptar el flamenco a otro estilo musical, como el rock,  no es el único mérito que tiene el artista. Es un verdadero director de orquesta. En su actuación pudimos ver como dirigía a Carrasco Family, los músicos que participan en la actuación. Entre ellos pudimos distinguir a Ignacio Fintado, al bajo de guitarra; Curro Carrasco, a la guitarra; Ané Carrasco y Jesús Grande, en percusión; y, a Maloko Soto, acompañando al cante. Impresiona ver cómo ha formado a esos músicos para que, captando el concepto de música que tiene Diego, con ese estilo tan personalizado, sean capaces de compenetrarse tan bien.

Con esta brillante actuación la peña flamenca “El Pozo de las Penas” quiso poner un broche de oro, con ese estilo de flamenco fusión, que no pudo estar mejor representado y que nos hizo pasar una divertida velada.

 

Publicidad

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre