Extraordinario nivel en el encuentro de coros de campanilleros.

0
80

Sorprendente concierto en el encuentro de Coros de Campanilleros que se celebró la noche del viernes 14 en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús. No se pudo tener más acierto en la elección del sitio para una audición dedicada a la Natividad del Niño Jesús, donde podemos afirmar que Él estuvo presente. De no ser porque el tiempo marca límites, nos hubiésemos quedado toda la noche escuchando tan extraordinario recital de villancicos.

Es justo destacar la disponibilidad de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, que en la persona de su párroco don Luis Merello, abre siempre las puertas del templo para lo que haga falta. Este fue un motivo más para recibir una placa de agradecimiento por parte del Ayuntamiento. Pero además, para don Luis fue especialmente grato que, en la presentación que se hizo del acto, se dijera que era un encuentro de campanilleros con el que se quería dar la bienvenida al Niño Jesús.

Para Luis Miguel Murube, que fue uno de los protagonistas de la noche en su calidad de presentador, no hay palabras que estén a la altura del trabajo que desarrolló. También fue merecedor de la placa que el concejal de festejos le otorgó y de un efusivo aplauso de un público que supo reconocer su labor.

La participación del representante del Ayuntamiento, con Juan Manuel Bernal al frente, estuvo igualmente a la altura. Concedió placas de recuerdo, reconocimiento y agradecimiento a todos los grupos participantes, a la Parroquia del Sagrado Corazón  de Jesús, al presentador y a Mª Angeles Quintero (del coro de campanilleros Virgen de Nazaret) que obtuvo el “galardón al campanillero” por parte de la Asociación de Campanilleros. Este fue también el premio a la “mujer campanillera”  que tras más de 30 años participando de manera ininterrumpida en coros de campanilleros fue merecedora de un cariñoso homenaje, del que hizo entrega su propio marido, Manuel Ortiz, actual presidente de la Asociación de Campanilleros.

Igualmente hay que destacar y agradecer la asistencia de un público que durante las casi 2 horas que duró el acto estuvo atento y supo reconocer y apreciar la calidad de los villancicos que se cantaron y de los grupos que los interpretaron.

Se inició la audición con el grupo de Los Niños de Belén. Impresionante y numeroso grupo que tiene el mérito de reunir a una cantidad de niños, con unas edades tan tempranas, que parece mentira que consigan los resultados que tuvimos ocasión de comprobar y que le han hecho merecedores de la grabación de un disco que vale la pena adquirir.

Tras la brillante actuación de Los Niños de Belén, pasó al presbiterio el Coro de Campanilleros Virgen Inmaculada. Un coro con más de 40 años de antigüedad, que tras varios años sin salir a la calle, ha retomado su actividad con algunos de los antiguos participantes y otros que se han incorporado en los últimos años.

El Coro de campanilleros de la Vera Cruz, que todavía cuenta entre sus componentes con miembros que lo eran ya en los años 90, es un coro de Hermandad, que nos deleitó con dos villancicos de Juan Chía.

El cuarto lugar fue para el Coro de Campanilleros “Virgen de Nazaret”. Un coro que se formó en el año 1986 a propuesta de Paco el cura, quien pidió a un grupo de parroquianos que lo pusieran en marcha para acompañar en la misa del gallo. Con ese origen se formó y aún continúa en nuestros días.

Pasamos después al coro de Ntra. Sra. De Las Nieves, que se formó en el año 1977 y tuvo sus orígenes en los rosarios de la aurora. Desde entonces han estado llevando sus villancicos a los hogares del pueblo y de otras localidades, con una fuerte voluntad que alcanza ya 40 años de vida.

Con gran expectación se recibió el Coro de Campanilleros Virgen de la Aurora, que viene de ganar el primer premio en el concurso de coros de campanilleros que cada año convoca Morera&Vallejo. Es un grupo que nació en 1997 en torno a un ambiente familiar y de amigos, aunque ha crecido mucho en los últimos años. Su actuación, como la del resto de participantes, consistió en 2 villancicos que no dejaron a nadie indiferente.

Finalizó el acto el Coro de Campanilleros de Jerusalén, que nació al calor de la Hermandad de la Borriquita, en concreto cuando la hermandad cambió de sede. Deleitaron con un villancico flamenco y una adaptación del Aleluya.

Para quienes no pudieron asistir a este encuentro, deben saber que el número de personas que participaron en cada uno de los coros de campanilleros, así como la calidad de sus villancicos, dotes musicales y la devoción con la que cantaban fue impresionante.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre