III Trofeo por la donación congregó numeroso público en el Marismas

0
46

El III Torneo por la donación se convirtió en el gran espectáculo del primer lunes de junio. El “partido de los retirados”, como lo definía un niño que acompañaba a su padre en la entrada al  estadio Marismas, fue un memorial a Juan Francisco Morales (Paquito), quien solía celebrar este torneo por la donación en su barrio de Sevilla y pidió que, tras su despedida definitiva, se siguiera organizando.

El acto fue presentado por Angel Acien y Susana Herrera, ambos muy comprometidos con la donación, siendo Susana madre de donante y madrina del torneo y actuando Acien como entrenador de la Selección Solidaria Andaluza.

Intervino también Carmen Mari Molina, delegada de sanidad en el anterior período de gobierno de la corporación local, para dar la bienvenida a los participantes y visitantes, transmitiendo el mensaje de la donación como uno de los mayores gestos humanitarios y solidarios que se pueden adoptar en la vida.

Se guardó un minuto de silencio en memoria del recién fallecido Reyes, utrerano exjugador del Sevilla, quien perdía la vida en un trágico accidente de tráfico ocurrido el pasado fin de semana.

El partido congregó a muchos palaciegos con diferentes propósitos. Unos, porque querían ver jugar a viejas glorias del pasado, jugadores que ya están retirados y que fueron figuras de primera línea. Había mucha expectación por ver en qué estado de forma se encontraban con el paso de los años. Hay que admitir que no estaban mal de fondo, aunque no todos igual de forma. Pero a la vista del resultado, hay que decir que conservan el tobillo.

Otros, acudían atraídos por ver en persona a sus ídolos: artistas, cocineros, futbolistas, deportistas y personajes de la vida pública, que centraban la atención de la mayoría del público junto al banquillo donde esperaban su turno para entrar en el terreno de juego.

Hay que admitir que los jugadores estaban en forma. Prueba de ello es que nadie pensaba que iba a ser un partido de dos tiempos de 45 minutos. Pero así fue y se disputó con bastante energía por momentos.

Hubo goles, 6 en total, emoción y buen juego. El partido hizo vibrar a los amantes del fútbol que no esperaban tanto nivel.

Fue un partido disputado a pesar de los goles, cinco en contra y uno a favor del equipo local. No se puede olvidar que la veteranía por haber estado en categorías profesionales es un grado y, aún con el paso del tiempo, no se pierde todo el juego. Sólo Antoñito, que estuvo escasos veinte minutos, metió dos goles, con la soltura que solía hacerlo cuando militaba en primera división.

Un gol de Tristán en el primer tiempo, 2 de Antoñito en el segundo, 1 de Angela Sosa y 1 de Paco Candela  saldaron la cuenta del equipo visitante, frente a un gol que metió el equipo local.

El combinado palaciego solidario estuvo a cargo de Joaquín Bornes y Sergio Moguer y entre sus jugadores pudimos contar con un trasplantado, familiares de trasplantados y donantes de sangre, miembros de las directivas de los equipos locales de fútbol:  de Los Palacios, la Liara, el Moñiga, el Mosqueo y Maribáñez. También participaron algunos miembros de la corporación municipal, un fisio, un escultor, etc. todos personajes destacados de la vida deportiva y social del pueblo, que hicieron un gran papel y defendieron con dignidad la portería, aunque la suerte no les acompañara en esta ocasión.

Fue bonito ver la participación de los jugadores, presentadores y público animador para tan alta meta. La donación es el objetivo que movilizó a tanta gente, que a partir de actos como éste se sentirán diferentes a la hora de plantearse la posibilidad de donar los órganos y, además, se convertirán en embajadores por la donación.

 

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre