La feria del libro de Los Palacios y Villafranca nos deja mucha y buena literatura.

0
123

Que no se lea la poesía como antaño no significa que hayan desaparecido los poetas. Nuestro primer certamen de poesía en la Feria del Libro de Los Palacios y Villafranca ha demostrado que tenemos arte en las venas y que todavía quedan poetas. Almas reflexivas que saben condensar en pocas palabras y llegar a lo más íntimo del ser.

A fin de fomentar este concurso y animar a los poetas a seguir en su lucha, el Ayuntamiento ha publicado un poemario escogiendo, de entre los más de 200 trabajos presentados, una muestra de la calidad de los mismos.  Entre ellos figuran una selección de los premiados y otros elegidos tanto por el jurado como por la comisión encargada.

Los ganadores de este primer Certamen de Poesía de la Feria del Libro de Los Palacios y Villafranca han sido el escritor malagueño Juan María Bermúdez Fernández con su obra “Hechos de tiempo” y nuestra joven escritora local Lucía Jiménez Carvajal,  con su obra “Epifanía”. Además, el poeta local José Manuel Begines Hormigo, ha conseguido el primer accésit en la categoría sénior con su obra “Siempre todavía”.

Junto a estos trabajos que han marcado el carácter poético de la Feria del Libro de este año, hubo otros que también han impuesto rigor y calidad y, que sin duda, han elevado la  categoría del certamen. Hablamos de las obras de Juan Manuel Begines Hormigo, “Belén”, publicada por Ediciones Pangea; de Álvaro Romero Bernal, con su obra “Tantos amos, y yo amando”, publicado por ediciones Alfar; y Manuel Bernal Romero, con su obra “El flamenco y la generación del 27”, publicado por Renacimiento.

“Belén” es una novela que gira en torno a una muchacha que a sus 18 años atrae la atención del pueblo donde vive por su marcado afán de libertad que la lleva a vivir su propia vida, tomando sus propias decisiones por encima de las convenciones sociales, de la maledicencia de la gente, de la envidia de otras mujeres y de los hombres.

“Tantos amos, y yo amando” es un canto al amor, una obra con alma, y lo hace su autor combinando el contenido de la obra con las herramientas propias del rigor poético. Una obra con la que trae amor al mundo, haciendo creer que es “la utopía la que es utópica”.

“El flamenco y la generación del 27”  tiene sus orígenes en los inicios del siglo XX, cuando el cante jondo empieza a formar parte de la literatura de su tiempo. A ello contribuyeron los autores del 27. Y, aunque ninguno compuso letras para el cante jondo, pudimos disfrutar en la noche del sábado del cante de Juanelo y Juan Murube a la guitarra de Ismael de Begoña, que entre soleares y bulerías,  pusieron música a algunos de los poemas de aquellos autores.

La feria ha sido también posible gracias a la colaboración de las editoriales y librerías que se han brindado a montar sus stands, donde el numeroso público asistente podía no sólo adquirir sus ejemplares, sino que además se podía disfrutar del saludo y la dedicatoria de  los propios autores.

Ha sido, en definitiva, una edición muy intensa que nos ha dejado material suficiente para aficionarnos a la lectura y admirar la pluma del elenco de escritores que tenemos en el pueblo.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre