La Hermandad de la Vera Cruz celebra el Triduo en honor de su titular

0
68

La Real, Antigua y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato y María Santísima de Los Remedios celebra esta semana el Solemne Triduo en honor a su titular, El Santísimo Cristo de la Vera Cruz. El acto dio comienzo el miércoles trece de marzo a las ocho y media de la tarde con el rezo del Santo Rosario, dando paso a continuación a la celebración de la Santa Misa.

Preside la eucaristía don Juan Luis Rubio Lora, párroco de Santiago el Mayor de Utrera, en quien recae el honor de predicar el Triduo, aprovechando el momento de la homilía. A continuación pasamos a desarrollar el mensaje de este primer día del Triduo.

En este primer día de predicación, don Juan Luis hizo hincapié en la fe como remedio contra las tentaciones, que apartan de Dios y debilitan a la persona. Son las tentaciones una realidad humana que a todos acecha durante toda la vida y que el Señor enseñó a dominarlas para la salvación de las almas. Es preciso aceptar como parte de la cuota el sacrificio y la mortificación.

Vivimos en una sociedad en la que todo se usa, se gasta y se tira. Pero hemos escuchado cómo un corazón quebrantado y humillado Dios nunca lo desprecia. Dios nos quiere como mensajeros de esperanza. Hemos de notar el cambio en nuestro interior en este tiempo de Cuaresma.

Nos quejamos de que en este mundo hay muchas cosas que cambiar. Para que se parezca a ese mundo con el que Dios sueña, tenemos nosotros que cambiar interiormente. Lo malo es que estamos siempre rodeados de tentaciones.

Seguimos pensando que los enemigos están fuera, cuando en realidad están dentro de nosotros mismos. Son las pasiones y las tentaciones. Le pedimos a Dios que nos ayude para no caer en ellas. Las tuvo incluso Jesucristo. Lo malo no es tenerlas, sino consentirlas, tratando y negociando con ellas.

El gran filósofo Maimónides decía que hay tres grandes tentaciones que nos acechan cada día. Una, conformarnos con lo que somos, caer en la apatía y acostumbrarnos, dejando para mañana lo que podemos hacer hoy. Esos propósitos que nunca llevamos a cabo. A veces nos falta la fuerza, porque no nos apoyamos en el Señor. Otra, es intentar hacernos los fuertes, creyendo que podremos vencer todas las dificultades con nuestras propias fuerzas. Por último, la mayor tentación es sentirse perfecto. Cuando uno se siente perfecto y cree que son los demás los que fallan, se encierra en uno mismo, nos olvidamos del hermano y hasta de Dios. Ese Dios que es el que cada día nos da fuerzas y nos tiende su mano para que usemos de su misericordia, de su gracia, de su fuerza, de todo aquello que es positivo. Dicen que el mejor negocio del mundo es comprar  un hombre por lo que vale y venderlo por lo que cree que vale.

Cuando depositamos nuestra confianza en el Señor, cuando hacemos coincidir nuestra voluntad con la voluntad de Dios, es cuando se cumple aquel refrán que dice que “la fe es capaz de mover montañas”. No por nuestra fuerza, sino porque es Dios quien nos sostiene. La fe todo lo puede. Sólo tenemos que convertirnos en instrumentos de Dios.

Al final del acto, se hizo entrega de pastas a la nueva pregonera del pregón de Semana Santa de este año, Isabel María Amador Rincón, por parte de María del Rocío Begines García,  pregonera del año pasado. Dicho pregón tendrá lugar el próximo día veintinueve de marzo a las nueve de la noche en la Capilla de San Sebastián

Igualmente se procedió al descubrimiento del cartel de presentación del XV Pregón Joven de Semana Santa, obra de don Miguel Ángel Álvarez Hernández, que recibió el aplauso del público y un detalle por parte del grupo joven de la Hermandad.

 

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre