Los daños por sequía en el campo sevillano ascienden ya a cien millones

0
56

Según cálculos de la patronal agraria Asaja Sevilla, los daños derivados de la escasez de precipitaciones estimados hasta ahora se elevan a cien millones de euros, destacando sectores como la ganadería y los cereales de invierno como los más afectados.

En cuanto a la difícil situación de los ganaderos sevillanos, las altas temperaturas y la sequía han ocasionado que se agoten los pastos antes de su fecha normal, por lo que el desarrollo vegetativo no había culminado y está siendo necesario aportar alimento a base de piensos al ganado antes de tiempo. Esto conlleva un sobrecoste importante, a lo que se suma el coste del agua, pues tampoco está garantizado el recurso hídrico para que beban los animales.

Los cereales de invierno han acusado especialmente la escasez de precipitaciones. Los rendimientos del cultivo en la provincia han sido muy dispares, con mejores medias en las zonas más orientales de la comarca de la Campiña y rendimientos bastante mermados en la zona del Bajo Guadalquivir y del Aljarafe. No obstante, según calcula Asaja Sevilla, «en el conjunto de la provincia la reducción en la producción de cereales motivada por la sequía es del 30%» y si a nivel nacional hace menos de un mes se barajaba una cosecha un 37% más corta, el porcentaje de caída se eleva ya al 41%.

Así, en la provincia de Sevilla, el rendimiento medio del trigo blando, según Asaja Sevilla, es de 3,3 toneladas por hectárea frente a los 4,5 de 2018. En el caso del trigo duro, los rendimientos estimados son de 2,9 toneladas por hectárea frente a los 4,08 de la campaña precedente.

En cuanto al girasol, aunque las precipitaciones de primavera resultaron cruciales para que se desarrollase inicialmente el cultivo de forma óptima, las consecuencias de la falta de lluvia posterior ya se han manifestado en las últimas fases del cultivo. Así, se prevé una reducción de la producción en la provincia entorno al 20-25% respecto a la anterior campaña, en la que se obtuvo un rendimiento medio de 1,4 toneladas por hectárea.

En el caso del olivar, a la sequía se une la vecería del olivo, por lo que en aceituna de mesa se estima una reducción entorno al 50% de la producción respecto a la de la campaña 2018. Por último, la patronal agraria habla de los cultivos de regadío, en los que «
aunque se estén desarrollando con unas dotaciones normales asignadas a inicio de la campaña de riego, al producirse una mayor evaporación y transpiración de las plantas debido a las altas temperaturas y la falta de lluvias, hay que realizar los riegos con una mayor frecuencia, lo que implica un importante incremento de costes.

Fuente: Rtv Los Los Palacios

Publicidad

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre