Multitud de visitantes acompañaron los Pasitos de nuestro pueblo

0
37

El pasado domingo 5 de mayo a las 12 de la mañana se concentraban los famosos pasitos en las puertas de la Hermandad de la Borriquita, cuyo grupo joven se encarga cada año de organizar la tradicional marcha que recorre las calles de nuestro pueblo, acompañados por la banda de música infantil de Fernando Guerrero.

No puede ser más emocionante ver a esos niños entregados a sus labores de costaleros, con una perfecta organización y acompañados por sus mayores. Es la semilla de los futuros costaleros de la Semana Santa palaciega, que con esta escuela asegura su continuidad.

La mayoría de estos pasitos están compuestos y organizados por grupos de amigos que se juntan y, en la cochera de alguno de ellos, dedican su tiempo libre a montar sus pasitos. Aunque también los hay que pertenecen a alguna Hermandad, como es el caso de los dos que este año presentaba la Hermandad de la Borriquita. Algunos, hijos de costaleros, lo hacen por tradición familiar desde pequeños, pero otros muchos aún sin esta tradición se unen al grupo y se aficionan igualmente.

No es de extrañar que cuando sean mayores haya listas de espera en muchas Hermandades para salir de costaleros. Lo llevan en la sangre desde pequeños.

Hace ya 20 años que se comenzó con esta actividad y a día de hoy parece que va en aumento. Los pequeños también quieren sentir sobre sus hombros el peso de unos pasitos de palio en los que poder llevar a la calle al Señor.

Sería una buena coyuntura para iniciar a estos pequeños en una buena catequesis que completara su formación. El momento es ideal y los niños no pueden estar más motivados. No hay mejores circunstancias para mostrar a los niños el sentido de los pasitos desde la alegría y la felicidad del momento. No había más que verles para notar la emoción con la que participaban y lo serio que se tomaban su labor.

En la procesión se veían padres, abuelos y familiares y amigos que animaban a los pequeños en sus labores. En este sentido hay que reconocer también la labor de los padres que ayudan y animan a sus hijos a la participación en este acto. Especialmente emocionante cuando se escuchan las voces de ánimo que se dan unos a otros durante el recorrido.

 

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre