Salida de la Hermandad del Rocío camino de la aldea almonteña

0
53
Simpecado de la Hermandad del Rocío en las puertas del Sagrado Corazón de Jesús de Los Palacios y Villafranca

A las 7 de la mañana  del miércoles 5 de junio, , la Hermandad del Rocío celebraba la santa misa en la parroquia del Sagrado Corazón para encomendarse a la Virgen y al Pastorcito Divino antes de salir en peregrinación hacia la aldea almonteña.

Junto al simpecado, el párroco y director espiritual de la Hermandad, don Luis Merello, centró su homilía en la necesidad de emprender el camino, que es el acto público más importante que realiza durante el año esta Hermandad, con el objetivo de encontrarse allí con la Virgen del Rocío.

En el templo se congregaron muchos hermanos, la Junta de Gobierno de la Hermandad del Rocío, el delegado municipal  Juan Manuel Bernal, en representación del ayuntamiento, representantes del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, pregoneros, miembros de otras Hermandades y rocieros en general. Todos tuvieron, a petición de don Luis, un recuerdo muy especial para José Antonio Begines, quien fue durante muchos años uno de los tamborileros de la Hermandad, que estaba siempre presente en los actos que se celebraban y que falleció recientemente por causa de enfermedad.

Serán unos días de convivencia, donde la solidaridad, la hermandad, la amistad y las virtudes cristianas deben ejercitarse.  Se prolonga el mes de mayo, mes de la Virgen,  para dar gracias “por todo, porque todo es bueno”.

«Por el camino pueden surgir  problemas,  se pueden sufrir dolores o tener experiencias de la propia debilidad. Entonces es el momento en que Dios ofrece la oportunidad de ver más allá de lo inmediato para confiar en su amor. Es una gran oportunidad para amar a la Virgen y a los demás con obras de servicio».

Recordó también don Luis que el próximo domingo es el día de Pentecostés, del Espíritu Santo y se darán cita todas las hermandades rocieras que acuden con  los romeros para rendirle culto a la que es nuestra madre,  a la Santísima Virgen del Rocío, venerando su bendita imagen.

Pidió igualmente que se haga el camino con devoción, conscientes de la responsabilidad que tiene el peregrino, que tiene como  meta siempre la Virgen del Rocío. Esta peregrinación hará que los romeros se acerquen un poquito más a Dios, a través de nuestra madre, a la vez que se acerquen más a los demás.

Son días de hermandad y hay que hacer el esfuerzo de compartir lo que somos y lo que tenemos, participando siempre con una actitud positiva. Porque todos tenemos cosas positivas y negativas y cuando se ponen en común, tanto unas como otras repercuten también en los demás, por lo que hay que mantener sólo las positivas y dejar a un lado las actitudes que perjudican.  Aconsejaba don Luis que los peregrinos vayan con una actitud de tolerancia, de preocupación por los demás, porque repercutirá positivamente en todos.

Los alcaldes de carreta a veces toman decisiones que pueden gustar más o menos, pero las toman con buena voluntad y hay  que hacer el esfuerzo, por la virgen y por el bien de los demás, de aceptarlas con agrado. Sin olvidar que son peregrinos que van a ver a la virgen para venerarla, para rezarle, para pedirle, para cumplir una promesa o dar las gracias.

El condimento que nunca puede faltar es la fe, que hay que pedirla, compartirla y celebrarla. Por eso es fundamental la participación en los momentos dedicados a la oración o el culto, como el ángelus, el rosario, la eucaristía.

Como María se puso en camino para visitar y ponerse al servicio de  su prima Isabel, así también los peregrinos se ponen en camino y van a encontrarse con la Virgen del Rocío.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre