Tercer día de Triduo en la Capilla de San Sebastián

0
86

Maravillosa exhortación de don Juan Luis Rubio, párroco de Santiago el Mayor de Utrera, que está predicando en estos días de triduo a los hermanos de la Real, Antigua y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato y María Santísima de los Remedios.

En esta ocasión se aprovechó para nombrar a los nuevos hermanos que este año ha cosechado la Hermandad. En el momento de la entrega de cruces, como símbolo de admisión, don Juan Luis aprovechó para lanzar una pregunta a los asistentes: ¿Qué clase de mundo vamos a dejar a nuestros pequeños? Explicó que de la misma manera que las buenas obras tienen un efecto positivo en los demás, también lo tienen las obras malas.

Lo decía muy bien san Juan Pablo II cuando hablaba de “la comunión de los santos, merced a la cual se ha podido decir que “toda alma que se eleva, eleva al mundo”. Pero a esta ley de la elevación corresponde, por desgracia, la ley del descenso, por la que un alma que se abaja por el pecado abaja consigo a la Iglesia y, en cierto modo, al mundo entero. En otras palabras, no existe pecado alguno, aún el más íntimo y secreto, el más estrictamente individual, que afecte exclusivamente a aquel que lo comete. Todo pecado repercute, con mayor o menor intensidad, con mayor o menor daño, en todo el conjunto eclesial y en toda la familia humana”.

Es por esto que recordó a todos que se peca de pensamiento, palabra, obra y omisión. Y no basta con decir que no se hace nada malo, porque, por el contrario, debemos hacer cosas buenas. Los cristianos se deben distinguir del resto por ser diferentes. Deben luchar por ser santos. La santidad es tan beneficiosa para el cuerpo humano, que en el cristianismo oriental uno de los signos de  santidad es el cuerpo incorrupto. El alma penetrada de modo particular por el Espíritu Santo transmite al cuerpo su poder extraordinario.

Por último, advertía don Juan Luis que a veces no nos esforzamos por mejorar la vida de los demás. Dicen los psicólogos que donde más depresiones existen, donde más suicidios se cometen es en esta parte del mundo donde vivimos mejor, mientras que no hay tantos allí donde abunda miseria. En este mundo parece que lo pactamos todo con tal de tener la barriga llena. Recordando las palabras del Papa Francisco quejándose de una Europa que ha perdido la capacidad de compadecerse con aquellos que intentan tener una vida mejor, interpeló para que no se desaprovechara el tiempo de Cuaresma para una auténtica conversión, vivida de manera especial en el momento de cada eucaristía, donde se renueva el sacrificio de Cristo en la cruz.

Hoy sábado, 16 de marzo, a las nueve de la noche, en la capilla de San Sebastián, será la Función Principal de Instituto, estando el acto presidido por don Diego Pérez Ojeda, párroco de Santa María la Blanca y director espiritual de la Hermandad.

Publicidad

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre