Triduo de la Hermandad de la Vera Cruz a María Santísima de los Remedios.

0
77

Dentro del calendario de cultos y actividades,  la Hermandad de la Vera Cruz todos los años dedica la 1ª semana de octubre al Triduo en honor de María Santísima de los Remedios. Este año ha tenido lugar los días 3, 4 y 5 de octubre en la capilla de San Sebastián y su Función Solemne el sábado día 6 de octubre, con Solemne Celebración Eucarística.

El predicador que ha venido invitado en esta ocasión ha sido el Reverendo Padre Juan Dobado Fernández, carmelita descalzo y prior del convento del Santo Ángel en Sevilla, quien ha centrado su mensaje en la advocación de la Virgen como “remedio” para el cristiano. La única que puede remediar todo lo que nos pasa hoy día.

El primer día ha estado dedicado a las cuadrillas de capataces y costaleros de la Santísima Virgen de los Remedios. Y nuestro predicador  ha centrado su homilía al remedio que debemos encontrar a nuestra falta de fe por medio de la confianza en el Señor.

El segundo día ha sido para las cuadrillas de capataces y costaleros de la Santísima Virgen de los Remedios, a quienes el predicador mostró cómo la Madre de Dios ofrece humildad frente a la soberbia, origen de todos los pecados.

El último día del Triduo se ha brindado al Grupo Joven,  que tanto representa para el futuro de la Hermandad y a quienes se les ha expuesto cómo en la época actual se vive con avaricia,  tanto a nivel particular como global.  Nuestra Madre del cielo es verdadero remedio para aquellos que tocados por esa avaricia puedan encontrar remedio en la caridad. Importante mensaje para una juventud que corre el peligro de teñir su futuro con el afán de querer tener más, perdiendo el verdadero sentido del trabajo como vocación del cristiano que quiere  contribuir al plan creador de Dios.

Finalmente el sábado 6 de octubre ha sido para  la Función Solemne, como  cierre de  este tiempo de devoción a la Virgen de los Remedios,  con la celebración de la Santa Eucaristía y la predicación del padre carmelita.

Reconfortados por estos días dedicados a María Santísima de los Remedios y con un grupo de 3000 hermanos dispuestos a obedecer sus mandatos, la Hermandad ha desarrollado  una de las labores más importantes que debe realizar entre sus actividades: Fomentar el amor a la Virgen como el mejor camino que se puede escoger para imitar a Cristo. El cristiano, a diferencia de aquellos que se dejan impresionar por discursos bonitos que nada tienen que ver con la realidad, se marca un ideal que trata de llevar a la práctica. Esta unidad de vida es uno de los grandes retos que tenemos por delante y que, sin duda, se propone la Hermandad de la Vera Cruz para todos sus componentes.  Lo practican en la familia, en el trabajo, en la calle con los amigos y en todos los momentos y lugares en que se puede dar a conocer el gran mensaje que nos ha revelado el Hijo de Dios y que tienen la obligación de transmitir. No desde la desconexión de las palabras con la realidad, sino sobre todo a través de las obras hechas por amor al prójimo y para gloria de Dios.

La exaltación a  la Virgen ha sido brillante. Queda por delante un trabajo, que sin duda se llevará a cabo de la mano de una Hermandad, donde el gran potencial de juventud que acude a la puerta de la capilla en busca de remedio para sus vidas lo encuentre también para el prójimo. Es hora ya de un cambio, de un cambio verdadero y auténtico que nos ha sido revelado y que debemos poner en práctica.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre