Triduo Eucarístico preparatorio del Corpus Christi en Santa María la Blanca

0
31

No hay mejor forma de celebrar el Corpus Christi que haciéndolo con una buena preparación. Con este motivo en la parroquia de Santa María la Blanca se celebró un Triduo en su honor el martes, miércoles y jueves previos al domingo en que se celebraría el día del Corpus en nuestro pueblo.

Los actos comenzaban con la adoración al Santísimo Sacramento y continuaban con el rezo del Santo Rosario, terminando con la celebración eucarística.

La comunidad cristina pudo así celebrar su fe en torno al Corpus Christi, pues esa presencia real, verdadera y substancial de Cristo en la Eucaristía sostiene al creyente. Una espiritualidad sostenida por esa realidad, sitúa al cristiano frente a uno de los misterios de su fe.

Es una de las grandes fiestas del mundo cristiano, pues todos los cristianos que están en gracia de Dios, reciben el cuerpo de Cristo cada vez que asisten a la Santa Misa y es la semilla que hace realidad aquellas palabras de san Pablo: «Ya no vivo yo, pues es Cristo el que vive en mí». Así, con este alimento, el cristiano mantiene vivo el Espíritu de Dios que se hospeda de esta manera en su interior.

El párroco aprovechó la homilía para exhortar acerca de la urgencia del amor que une y que lleva al cristiano a la perfección a la que es llamado por su fe católica, la llamada universal a la santidad.

De pocas cosas se puede estar seguro en esta vida, donde parece que respondemos más a los bienes temporales que a los espirituales. Por eso, las prácticas de piedad son hoy en día más importantes que nunca, porque habla de la única verdad, la que de verdad une y que no confunde, la que representa Cristo. Esa figura que para algunos no pasa de ser una figura histórica de la que se habla a veces como si de cualquier otro personaje de la historia de la humanidad se tratara, pero que en realidad se trata de Dios, la única verdad de esta vida, presente en ese Santísimo Sacramento, que en las tardes del Triduo pudieron adorar los allí presentes, seguros de que allí estaba el Señor.

Hoy en día hay muchas modas que llevan al ser humano por caminos de perdición, pero hay otra moda que no pasa nunca, una moda que acompañará a sus practicantes eternamente y con la que se sentirá cada día más satisfecho, una moda que enamora, que marca un verdadero estilo de vida, que te lleva por el camino de la felicidad. Cuando más la practicas más feliz eres. ¿Cómo se puede ocultar esta moda? ¿Cómo quienes tenemos la posibilidad de transmitirla nos la vamos a reservar, como si fuésemos los únicos merecedores de tanto gozo?

 

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre