Una semana de Alzheimer

0
1183

La Asociación de Alzheimer de Los Palacios acaba de terminar una frenética semana de actividades fantásticas. Con ello han cumplido con el doble objetivo de tratar de concienciar a la población local de la importancia de esta enfermedad en la sociedad actual; y, como cualquier asociación sin ánimo de lucro, necesita organizar actividades que sirvan para su sostenimiento.

El Alzheimer es todavía una enfermedad desconocida que desestructura a muchas familias por tratarse de una enfermedad cuyas causas aún se desconocen, los tratamientos no avanzan demasiado y no tiene cura. Una enfermedad que ha venido a llamarse la enfermedad del siglo XXI y que tiene un gran número de afectados. Sólo en nuestro pueblo hay diagnosticadas en torno a 600 personas. Personas que necesitan cuidados asistenciales, puesto que al tratarse de una enfermedad degenerativa,  llegan a no poder valerse por ellas mismas hasta el punto de perder la movilidad, el habla y sobre todo la memoria. Llegan incluso a no reconocerse a ellas mismas.

Vivimos en un mundo en el que la búsqueda del estado de bienestar exige cada vez mejores condiciones de vida. Ellos también exigen mejores condiciones de vida y cada vez son más. Trataremos de darles su espacio en nuestro medio de comunicación, porque creemos que es un tema del que es necesario tomar conciencia a todos los niveles y en todas las edades. Son  personas que pueden llegar a perder sus sentidos, pero no sus sentimientos.

La semana que acaba de celebrarse ha sido frenética y algunos de los actos han superado las expectativas. Siete días de intensa actividad,  mañana y tarde. Fuerte organización, mejor  coordinación y gran dedicación de todos los responsables para que no fallara nada.

La merienda solidaria, a la que acudió la catedrática de Alzheimer del Hospital de Valme Eva Cuartero y que finalizó con un menú degustación que aportó el Bar Troncoso, tuvo mucho éxito y gran afluencia de público.

El Tatuaje reunió a más de 200 inscritos. Vinieron tatuadores voluntarios de diferentes localidades que se prestaron a colaborar. Al frente estaba nuestro gran tatuador local Juanmi , que desde un primer momento puso su casa a disposición de la asociación y estuvieron desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche sin parar.

La danza del vientre fue otra de las actividades estrellas que reunió a mucho público y creó una gran expectación.

La novedad de este año fue el concurso de fotografías de envejecimiento activo. Traspasó las fronteras y llegaron fotos desde diferentes países del mundo. De hecho el primer premio se quedó en España, pero el segundo se fue a la India y el tercero aterrizó en Méjico. La exposición de dichas fotografías se hizo en la Casa de la Cultura. Con las doce fotografías  más destacadas  la asociación pretende sacar el calendario de 2019.

La marcha tuvo igualmente una participación masiva. Hubo unos 800 inscritos. Muchos de ellos lo hicieron simplemente por colaborar. La Murga “El mosca y sus mosquitos”, distinguido grupo carnavalesco de nuestro pueblo,  amenizó y marcó el ritmo de la marcha por el Alzheimer. Los regalos de Carrefour (una bicicleta) que se rifó al final de la marcha, al igual que un jamón que donó un comerciante del pueblo sirvieron para clausurarla.

En el flamenco para el Alzheimer participaron más de 70 artistas y hubo un lleno completo en el teatro municipal. Fue uno de los eventos estrella.

El presidente de la asociación, Juan Labrador, rebosa y transmite felicidad relatando todo lo que se ha organizado y vivido después de esta maravillosa semana.

En todos los actos ha habido siempre representación municipal;  no sólo de la corporación actual, sino también de los demás grupos políticos. Todos estuvieron con los enfermos de Alzheimer.

Ha sido, por tanto,  una semana en la quienes han participado lo han hecho de manera directa o indirecta con la máxima entrega y espíritu de colaboración. Su presidente actual expresa su agradecimiento a todos ellos, al Ayuntamiento que como siempre ha estado a la altura de las circunstancias, a la Hermandad de la Veracruz, a Mancera, a La Murga “El mosca y sus mosquitos”, a Carrefour  y especial mención  al pueblo de Los Palacios en general, que una vez más se ha volcado en todos los actos.

No obstante todo lo anterior, en nuestro próximo número en papel dedicaremos un amplio espacio para relatar con más detalles un programa de actividades que ha sido un verdadero ejemplo de buena organización y participación, cumpliendo una labor social inigualable.

Publicidad

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor ponga aquí su nombre